¡Yuspagara Madre Roberta!

Después de dos años en que se le descubrió un cáncer muy avanzado, nuestra buena Madre Roberta   fue llamada por el Divino Esposo a formar parte de la Iglesia triunfante. Era el 23 de julio a las 4.30pm. Su partida fue serena y tranquila; atentamente seguía las oraciones de sus Hermanas que la rodeaban y en la última oración se le escuchó claramente decir Amén, con esto inclinó su cabeza. Fueron sus últimas palabras en esta tierra y con este Amén se le abrieron las puertas de la vida eterna. No emprende el viaje sola, sus obras le acompañan especialmente su caridad y humildad entre sus Hermanas y su gran amor misionero por las almas. ¡Descanse en paz!

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *