Mi historia como Misionera y futura comunicadora social

Soy  Madre María Rocío MJVV , una religiosa de Perú con votos perpetuos de la Congregación de Derecho Pontificio de Misioneras de Jesús Verbo y Víctima. Hace 14 años que estoy sirviendo a Dios como misionera. Estudio Comunicación Social e Institucional en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz en Roma gracias a la ayuda de los benefactores de CARF. Agradezco la campaña de esta Fundación “Qué ninguna vocación se pierda”. Hacen falta comunicadoras sociales preparadas. 

Nací en Córdoba (Argentina). Hasta los 16 años era una chica como tantas otras, sin ningún interés por las cosas de Dios o por las cosas de la religión.

 

Como tantos, me acordaba de Él solo cuando tenía problemas o dificultades. Pero tuve la gracia de tener unos padres muy religiosos que me enseñaron lo que es el respeto, el sacrificio y sobre todo quién es Dios.

Por distintas circunstancias de la vida, tuvimos que ir a vivir a otro lugar, donde comencé a asistir a un colegio donde algunos chicos estudiaban también en el seminario menor.  Me impresionó mucho ver a jóvenes de mi edad entregando su vida a Dios, en especial uno de mis compañeros que ahora es sacerdote.

¿Dónde servir al Señor?

Esto hizo que me preguntara sobre qué debía hacer yo en mi vida, y me di cuenta que quería seguir el mismo camino. Un retiro ratificó mi decisión. Pero, ¿a dónde ir?, ¿Dónde servir al Señor? Una cosa tenía clara: quería ayudar a la gente pobre.

Visité tres congregaciones y conocí a las Misioneras de Jesús Verbo y Víctima gracias a una amiga. Fui a hacer una experiencia, donde escuché una frase que me impresionó muchísimo de nuestro Padre Fundador: “No les ofrezco una vida cómoda pero sí feliz, feliz, feliz”. Ya no me quedaban más dudas, aquí quería servir al Señor. Terminada la Secundaria, el día que ingresé en el convento, atravesando la puerta de la clausura le dije al Señor: “Para siempre”, y por mi perseverancia rezo cada día al Señor.

Nuestro Fundador es el Siervo de Dios, Monseñor Federico Kaiser MSC. El llegó al Perú en 1939, y en 1957 fue nombrado Ordinario de la nueva Prelatura de Caravelí. Fundó la Congregación al ver el vasto territorio que debía atender y la escasez de sacerdotes que había.

Trabajar en lugares abandonados

Ahora pertenezco a la Congregación de Misioneras de Jesús Verbo y Víctima, que tiene como carisma trabajar en lugares abandonados, alejados y pobres que carecen de sacerdotes residentes. Nosotras vamos a estos lugares y compartimos el abandono con nuestra gente acompañándolos espiritualmente.

Los preparamos por medio de una adecuada catequesis, para que un sacerdote los visite una o dos veces al año y puedan acercarse a los sacramentos bien preparados. Por vivir en zonas de difícil acceso, donde es imposible participar de la Santa Misa todos los días, celebramos una paraliturgia para explicar el evangelio y administramos el sacramento de la Eucaristía a los fieles que han podido confesarse.

Bautismo, matrimonio y catequizar

Por nuestra formación y vocación, tenemos permiso de la Santa Sede para administrar el sacramento del Bautismo, asistir a matrimonios, ayudar a nuestros feligreses al buen morir. También dirigimos entierros, enseñamos las verdades religiosas y les ayudamos según nuestras posibilidades, en sus necesidades temporales.

Después de haber hecho toda la etapa de formación, nuestros estudios abarcan un periodo de 6 o 7 años, estaba lista para ir a las misiones. Mi primer centro misional fue “La Candelaria”, en Santiago del Estero, una de las zonas más pobres de Argentina.

Para poder llegar a nuestros pueblitos, las religiosas utilizamos todos los medios de transporte disponibles.  Por eso, aparte de llegar a pie o camioneta, vamos a caballo, en sulcki, bicicleta, etc.

Una de las experiencias más hermosas que he tenido es la de pedalear 20 o 25 kilómetros, por esos caminos arenosos y silenciosos de Santiago llevando el Santísimo. La naturaleza se siente en toda su expresión y podemos meditar la bondad y misericordia del Señor que a veces se vale de instrumentos tan indignos como nosotros para llevar la Buena Nueva de la Salvación.

«Las `madrecitas´ vienen a visitarnos»

Al llegar a nuestras comunidades, la gente nos espera para la catequesis, la celebración de la Palabra y la recreación. Cuando vamos, para ellos es una fiesta porque “las madrecitas”, como nos llaman, van a visitarlos.

En este lugar trabajé tres años, siendo después trasladada a un centro de misiones en Perú. Pasé de trabajar de la llanura argentina con una temperatura de más de 50 °C, a la altura de 3.500 a 5.000 metros sobre el nivel del mar, con el frío característico de la sierra peruana.

Realidades muy distintas unas de otras, pero para mí siempre muy hermosas, porque la vida misionera me encanta. Caminar por esos lugares tan inhóspitos, dónde también hay almas que tienen hambre de Dios, llevando la alegría del Evangelio, a pesar del frío, de la distancia o de las dificultades es una experiencia que no la comparo con nada.

Como dice el Papa Francisco: “Ser pastores con olor a oveja”, creo que lo cumplimos, porque nosotras como misioneras, vamos a lugares muy difíciles geográficamente, pero no imposibles, porque sabemos que el Señor siempre está con nosotras.

Transmitir las grandes verdades de la Fe

Nuestro Fundador siempre nos decía que, para enseñar a nuestra gente sencilla, debemos saber mucho, muchísimo, porque debemos transmitir las grandes verdades de la Fe de una forma accesible y comprensible para todos.

Por este motivo, aparte de los estudios propios de nuestra preparación, algunas de nosotras tenemos la gracia y oportunidad de formarnos aquí en Roma, corazón de la cristiandad, para después ser profesoras de nuestras hermanas. 

Por el prestigio y enseñanza de calidad que tiene la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, muchas nos hemos formado aquí, donde no solo se recibe preparación intelectual, sino que además contiene muchos elementos importantes para nuestra formación religiosa: lugares para rezar, celebración de la Santa Misa y la ayuda y comprensión de cada uno de los profesores que dictan los cursos.

Clima de familia

Lo que más me impresiona es el clima de familia que se respira en la Universidad de la Santa Cruz, a pesar de que los estudiantes somos de naciones tan distintas. Cada uno es importante, y cada profesor da de su tiempo para aclarar todas nuestras dudas y solucionar nuestras dificultades.

Estoy estudiando la Licenciatura de Comunicación Social e Institucional, ya que las redes sociales son también un lugar que necesita ser evangelizado, y necesita de Dios. También podré, algún día, ayudar a mi Congregación en la transmisión de su misión y labor pastoral dentro de la Iglesia.

La Santa Madre Iglesia, a quien nuestro Fundador nos enseñó a amar con un cariño y fidelidad entrañables, es tan universal, tan maternal y siempre actual, que busca estar presente en cada rincón del planeta.

Vocación misionera y comunicadora

La Iglesia es tan rica en carismas que nosotras, religiosas, como cuerpo místico de Cristo que somos, podemos ayudar en la evangelización y transmisión de la fe, cada una en su puesto, ya sea a través de la oración, de la misión, del acompañamiento espiritual, de la ayuda de los más necesitados, etc.

No buscamos el aplauso ni la admiración de las personas o del mundo, sino que todo lo hacemos para mayor gloria de Dios y salvación de las almas, quedando con esto satisfechos todos nuestros anhelos, donde procuramos hacer del mejor modo posible aquello que es la Voluntad de Dios. Soy feliz de haber sido elegida por Dios para ayudar a los más necesitados, y por mi vocación misionera acercar a Dios a tantas almas que necesitan de Él.

La mujer en la Iglesia

La mujer en la Iglesia, también como laica, tiene un papel fundamental, porque ella como esposa, como madre, como hija y sobre todo como mujer tiene la misión importantísima de ser el corazón y alma de la familia; ella da valor, fortaleza, ánimo y alegría, y esto tiene un valor inapreciable.

Lo importante es que se comprenda, que su vocación debe tender hacia la santidad de vida porque será allí donde su misión fructificará aún más. Esta debe ser la verdadera reivindicación de la mujer: ser santa.

Infinitamente agradecida por el apoyo de todos aquellos que hacen posible que también nosotras religiosas podamos acceder a nuestra formación intelectual, para después desbordarlo en nuestra vida misionera.  Al ser nosotras religiosas de bajos recursos y de trabajar entre la gente pobre, nos cuesta no pocos sacrificios. Pero sabemos que vale la pena, porque nos formamos para después formar. Teniéndolos presentes siempre en mis oraciones.

Publicado por https://carfundacion.org/testimonio/ misionera-futura-comunicadora- social/

 

GRACIAS A ADVENIAT DESDE CAÑARIS

El azote de la pandemia del coronavirus también llegó a nuestros pueblos de Cañaris. Muchos no pudieron sobrevivir.

En medio del temor y la incertidumbre apareció la esperanza de Adveniat. Nuestros Hermanos de Alemania, no se olvidaron de nosotros y brindaron su apoyo económico para poder instruir a nuestra gente y proporcionarle material de limpieza, víveres y medicina. Rápidamente hicimos paquetes y los llevamos de pueblo en pueblo. Al mismo tiempo instruimos a pequeños y grandes.  El temor fue cediendo y renació la fe en Dios Padre de bondad y en los hombres de buena voluntad que no olvidan a los más abandonados.

A todos nuestros Hermanos de Alemania que a través de Adveniat nos ayudan un cordial saludo y agradecimiento.

Las Misioneras de Jesús Verbo y Víctima desde Cañaris

¡Yuspagara Madre Roberta!

Después de dos años en que se le descubrió un cáncer muy avanzado, nuestra buena Madre Roberta   fue llamada por el Divino Esposo a formar parte de la Iglesia triunfante. Era el 23 de julio a las 4.30pm. Su partida fue serena y tranquila; atentamente seguía las oraciones de sus Hermanas que la rodeaban y en la última oración se le escuchó claramente decir Amén, con esto inclinó su cabeza. Fueron sus últimas palabras en esta tierra y con este Amén se le abrieron las puertas de la vida eterna. No emprende el viaje sola, sus obras le acompañan especialmente su caridad y humildad entre sus Hermanas y su gran amor misionero por las almas. ¡Descanse en paz!

 

INGRESO AL POSTULANTADO

En las vísperas de nuestro aniversario de fundación nuestra aspirante Mercedes ingresó al Postulantado. Nuestra Madre General no pudo decir no al pedido de nuestras Aspirantes que por todo este tiempo de cuarentena no pueden venir al Cenáculo. De modo que hicimos espacio en nuestra Casa Madre para hospedarlas y así presenciaron la ceremonia de ingreso al Postulantado. Se quedaron muy emocionadas soñando ya con el día de su ingreso.

Nos alegramos todas y damos gracias al Buen Dios que siempre nos bendice con nuevas vocaciones. Recemos mucho por la perseverancia de nuestra benjamina, Hna. Mercedes y por nuestras benjaminitas aspirantes.

¡GRACIAS SEÑOR! por los 59 años al servicio de tu Iglesia

La Congregación de las Misioneras de Jesús Verbo y Víctima celebra el 22 de junio el 59 aniversario de Fundación.                                       

Esta pequeña obra iniciada por el Siervo de Dios, Mons. Federico Kaiser MSC con la ayuda de Madre Wilibrordis MJVV, ha crecido en el tiempo y actualmente cuenta con 40 centros de misión esparcidos en Latinoamérica. Y ahora se preparan  4 fundaciones nuevas.

A Dios sean dadas las gracias porque todo es obra suya y roguemos al Dueño de la mies que nos conceda abundantes y generosas obreras para su mies.

 

MJVV en la Prelatura de Chuquibambilla

IGLESIA  DE  CHUQUIBAMBILLA  FABRICA Y REPARTE  MASCARILLAS  EN  ZONAS  CON MAYOR  RIESGO  DE  CONTAGIO

La Iglesia de Chuquibambilla, una de las más pobres del Perú, se sumó a la cadena de solidaridad ante la crisis sanitaria que viene azotando a nuestro país en los últimos meses. Con el propósito de hacer frente a la actual escasez de mascarillas, las religiosas de la Congregación «Misioneras de Jesús Verbo y Víctima» confeccionaron cerca de 2400 mascarillas y las repartieron de manera gratuita a los pobladores en las zonas con mayor riesgo de contagio.

A esto se suma, los equipos de protección y el apoyo espiritual que brindaron los sacerdotes a las diversas comunidades campesinas en los caseríos y pueblos de las provincias de Antabamba, Cotabambas y Grau, en la región de Apurímac. Estas donaciones forman parte de las gestiones que viene realizando Monseñor Edison Farfán OSA, Obispo de Chuquibambilla, en coordinación con Cáritas Chuquibambilla y la Parroquia ‘San Salvador de Antabamba’.

Asimismo, se realizó la entrega de 1200 canastas de primera necesidad, de 15 kilos, a las familias más vulnerables de la Prelatura de Chuquibambilla, en particular la provincia de Antabamba. También se puso a disposición diferentes locales parroquiales para atender a las personas portadores del COVID-19.

chuquibambilla2

(Tomado de: noticias.iglesia.org.pe)

SIEMPRE CONTEMPLATIVAS Y ACTIVAS

 

La pandemia no puede detener nuestro corazón y nuestras manos. Como decía Nuestro Padre Fundador: “Debe ser tan eucarística nuestra alma como mariano nuestro corazón”. 

 

Y aunque la pandemia ahora nos confina, tenemos más tiempo para hacerle sentir al Señor que Él es el único por quien vivimos y existimos.

 

 

Y cuando la pandemia nos permita salir, entonces volveremos con más ardor y fervor a predicar su Nombre hasta los confines de nuestros Patmos.

Muy a propósito para este tiempo son las palabras de Nuestro Padre Fundador: Después de haber hablado tanto a los hombres DE Dios, ahora nos toca hablar A Dios de los hombres.

¡JUNTAS HASTA LA ETERNIDAD!

El 31 de diciembre de 2019, Madre Teodora se levantó muy alegre con la esperanza de llegar pronto a San Rafael, donde nuestra buena Madre Superiora General esperaba a todas nuestras misioneras en Argentina. Nadie sospechaba que nuestro Amado Jesús la estaba llamando aquel día. “Dichoso el siervo si al llegar su Señor lo encuentra cumpliendo su deber” Lc 12,43. Misionera hasta el último momento de su vida.                                                                                            Gracias, querida Madre Teodora, por su vida de entrega

                        y todas sus  Hermanas le decimos

                             ¡Juntas hasta la eternidad!

 

Necrología de Madre María Narciza MJVV

Muy queridas Madres y Hermanas todas,

Casi a 3 meses de la partida al Cielo de Madre Teodora, Nuestro Amado Esposo, nos sorprende, llamando a otra querida Hermana nuestra, Madre María Narciza. Recordamos muchas de nosotras, que Madre Narciza estuvo con su comunidad en nuestro querido Cenáculo desde el 28 de enero al 02 de marzo de 2020. Pasó muy contenta este mes de convivencia fraterna, asistiendo y participando en todos los encuentros comunitarios, como conferencias, clases, recreaciones, etc. Juntamente con todas las 173 Madres  de los patmos que entonces nos reunimos.

El día 4 de marzo regresó con su comunidad a su Patmos, Villa Canaria y al atardecer del día 12 del mismo mes, presentó malestares que a partir del mediodía del día 13 recrudecieron. La atendió la enfermera de la Posta médica, quien la derivó a Ayacucho. Sin embargo, ante la evidencia de la gravedad del caso fue llevada al hospital de la ciudad más cercana, donde en breve tiempo falleció. Según el médico la causa fue un infarto cerebral; mas, es verdad que ya tenía malestares estomacales y venía a sus respectivas consultas con el Dr. Calvo, médico, que le descubrió el lupus y trató esta enfermedad que padecía desde hacía 25 años. Cabe mencionar que Madre Narciza aceptó y llevó esta enfermedad como voluntad de Dios y con mucha valentía y serenidad.

Amó mucho las misiones a las cuales se entregó con afán por conseguir y salvar almas, almas, almas para Dios. La gente de los lugares donde trabajó, tales como Catahuasi, San Cristóbal y Canaria la recuerdan con mucho cariño y gratitud, por su alegría, bondad y entrega. Igualmente dejó en los Obispos con quienes trabajó, recuerdos gratos y ejemplos vívidos de su vida misionera alegre y sacrificada, como ellos de diversas maneras lo han expresado.

Madre María Narciza MJVV, Maritza Inés Lazo Mujica, nació en Catacaos-Piura, el 02 de agosto de 1959. Ingresó a nuestra Congregación el 13 de enero de 1977.

Después de su formación en el Postulantado y Noviciado, tiempo en que demostró ser una Hermana idónea, emitió sus primeros Votos el 08 de diciembre de 1979, y prometió fidelidad perpetua a Jesús el 08 de diciembre de 1985.  Estando en el campo de misiones partió al Cielo el día 13 de marzo del 2020. Tenía 60 años.

¡Nuestra Hermana llegó a la meta! ¡El Amado Esposo se la llevó pronto a gozar de las Bodas Eternas!

Preguntamos a Jesús: ¿Por qué, Señor, tan pronto?… Pidámosle que a cada una nos dé la respuesta, es decir, ¿Qué nos pide el Señor a cada una? …

Su Hermana en Cristo

Madre María Jacinta MJVV