La gloria solamente para Dios

“HOMENAJE A LAS MISIONERAS DE JESÚS VERBO Y VÍCTIMA

¿Qué puedo contar sobre estas Misioneras peruanas que trabajan en esos lugares perdidos de América del Sur?  Para mí, fueron momentos muy duros cuando me despedí de ellas.  Duros en el sentido de que, mirándote fijamente a los ojos, te dicen “GRACIAS”, te dan la mano y mantienen la tuya un momento entre las suyas.  Continue reading “La gloria solamente para Dios”

Día de la Madre

En el Patmos de Villa de Armas (Castrovirreyna/Huancavelica –Perú)

Segundo Domingo de Mayo del año 2015.  Meses atrás habíamos estado pensando cómo agasajar a las mamás por el Día de la Madre.  En estos lugares poca importancia le dan a este día.  Vimos que podía ser un motivo para unir a las familias celebrando este día con un programa que divierta y haga felices a las familias. Continue reading “Día de la Madre”

Cualidades del que es llamado(a)

Será como un hombre que iba a salir de viaje a tierras lejanas; llamó a sus servidores de confianza y les encargó sus bienes A uno le dio cinco talentos; a otro, dos; y a un tercero, uno, según la capacidad de cada uno, y luego se fue. (Mt 25, 14-30) El que es llamado debe tener las cualidades necesarias para ser capaz de responder al Señor, y en un buen discernimiento esto constituye un punto importante para verificar la autenticidad de la vocación. Dios no llama a una persona sin dotarlo de los elementos que le hacen apto para seguir su camino. Dones, habilidades, capacidades personales… son en realidad un regalo que Dios te da por amor, haciéndote capaz de amar de una manera particular, y dándote así la capacidad de responder con la confianza necesaria para hacerlo plenamente. Estas cualidades dadas por Dios son físicas, caracteriológicas, morales y espirituales. Los dones de Dios se encuentran en todos los ámbitos de la persona y, con el tiempo, están destinados a crecer y madurar. El director espiritual debe ayudar a identificar estas cualidades y, en cierto sentido, echar luz en el ámbito personal del que se siente llamado para que la vocación (llamada) no se quede en potencia. En realidad estas cualidades también se pueden “enterrar” y hacer queden estériles: el egoísmo y la pereza son la cal viva que quema el terreno. La buena semilla muere y el fruto no madura, es más: nunca crecerá. Hay que tener en cuenta que la formación puede, con un buen método y con el tiempo, hacer madurar mucho unas cualidades que a primera vista parecían dar pocas garantías. Nadie nace “hecho” del todo, pero todos tenemos que dedicarnos con alegría y una buena dosis de madurez al trabajo de nuestra mejoría y transformación.