Nuestras Misioneras de Mallares nos escriben

Nuestras misioneras de Mallares comparten con nosotras sus últimas actividades. En el marco de la celebración del Año de la Familia las Misioneras de Jesús Verbo y Víctima, encargadas de la capilla Nuestra Señora de Fátima de Mallares, vienen realizando encuentros de profundización de temas sobre la Familia. A causa de la pandemia limitan el número de participantes.

Siguiendo las directrices del arzobispo de Piura y en comunión con el deseo del Santo Padre Francisco, han realizado los estudios previos al Sínodo 2021-2023 cuyo tema es: «Por una Iglesia sinodal: comunión, participación y misión» Todos los grupos de la capilla Nuestra Señora de Fátima han realizado jornadas de reflexión sobre la sinodalidad como camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio.

Madre Catalina MJVV dirige el estudio con un grupo de jóvenes de Mallares.

Las familias de Calixto Romero se reúnen con Madre Damiana para desarrollar el cuestionario:También la Hermandad  del  Señor  de  los  milagros  quieren  dar  su  aporte  en  este  estudio:

Mallares es un caserío del distrito de Marcavelica, provincia de Sullana, departamento de Piura. Eclesiásticamente pertenece al arzobispado de Piura. Nuestras Misioneras atienden los caseríos de Mallares, La Segunda, Samán y La Noria, en total unas 10,000 almas. Su clima es cálido y la siembra de arroz y plátano es la única fuente de trabajo para la mayoría de sus habitantes. El gran problema de Mallares, como del norte peruano, es la falta de agua.

El 30 de julio último se sintió un fuerte temblor de 6,1 en el norte del Perú. La capilla de Mallares sufrió algunos daños: la imagen de San Martín de Porres cayó de su pedestal dejándola inservible.

La capilla de La Noria también fue afectada:

Nuestras Misioneras, siguiendo el carisma de Nuestro Padre Fundador, llevan de casa en casa, a Jesús Verbo, la Palabra de Dios, la única que puede iluminar estos tiempos tan difíciles y a Jesús Víctima, el Crucificado, el único que da sentido y valor al sufrimiento de cada ser humano.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *