¡JUNTAS HASTA LA ETERNIDAD!

El 31 de diciembre de 2019, Madre Teodora se levantó muy alegre con la esperanza de llegar pronto a San Rafael, donde nuestra buena Madre Superiora General esperaba a todas nuestras misioneras en Argentina. Nadie sospechaba que nuestro Amado Jesús la estaba llamando aquel día. “Dichoso el siervo si al llegar su Señor lo encuentra cumpliendo su deber” Lc 12,43. Misionera hasta el último momento de su vida.                                                                                            Gracias, querida Madre Teodora, por su vida de entrega

                        y todas sus  Hermanas le decimos

                             ¡Juntas hasta la eternidad!

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *