No es más que un hasta luego!

 

A mediodía del 13 de marzo, nuestra muy querida Madre María Narciza MJVV se despidió de nosotras.

Todas la vimos en nuestro encuentro fraternal a principios de año; hasta el final nos animó con su alegría y buena disposición.

Después de 25 años de enfermedad que ella asumió como parte de su vida misionera, Dios la llamó y ella acudió con su lámpara encendida al encuentro del Esposo Divino.

La vimos retornar contenta y entusiasta a su centro de misión, Villa Canaria. Con el celo apostólico, que la caracterizaba emprendió sus actividades misioneras. Y así en plena labor misionera el Señor la llamó. En medio de la tristeza por la pérdida nos consuela la esperanza de la Resurrección.

Sus restos descansan en Caravelí.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *