GRACIAS A NUESTRAS VALIENTES MISIONERAS

como cada año nuestras Misioneras de Perú, Chile y Cuba se concentraron en nuestra Casa Madre, el Cenáculo de Caravelí, para fortalecer su espíritu comunitario y cargar las baterías después de sus correrías misionales.

     ¡GRACIAS!

a nuestras valientes

        Misioneras

 

Los hermosos días soleados y la lluvia hicieron que nuestras religiosas “Juntas y Alegres” disfruten de un hermoso tiempo de renovación.

Del 29 de enero al 02 de marzo, nuestras Misioneras, participaron de ponencias de especialización teológica y cursos técnicos.

Mons. Reinaldo Nann, Obispo de Caravelí, animó nuestro espíritu misionero con el Comentario a la Carta Apostólica del Santo Padre Benedicto XV “Maximum Illud”.

El Rvdo. Padre Taylor Reynolds, doctor en Derecho canónico, de la diócesis de Alejandría (Louisiana), expuso los temas “El gobierno de la Iglesia: foro interno y externo” “El proceso de nulidad de un matrimonio: causa, razón y forma.

Mons. Manuel Fanjul García, Dr. en Teología litúrgica, Director de Publicaciones de la Conferencia Episcopal Española, nos enriqueció con el tema: “Ecclesia Vivens sub Verbo Dei”,  La Iglesia que vive bajo la Palabra de Dios.

Además del estudio, fortalecieron su espíritu con una semana de ejercicios espirituales, siempre guiadas por la voz de Nuestro Padre Fundador, el Siervo de Dios, Mons. Federico Kaiser MSC. Esta vez escuchamos el retiro “Fe y Meditación. Meditación y Fe” dado en 1985, donde el Siervo de Dios nos enseña que la fe es la entrega que hacemos a Dios de nuestro pensar y querer para retomar nuestra inteligencia iluminada por la fe y nuestra voluntad fortalecida por la caridad. Y en la meditación renovamos y acrecentamos nuestra fe. La vida contemplativa será el fruto de fe y meditación. Sólo después de haber contemplado la Verdad podremos anunciarla con el mismo ardor de los apóstoles “No podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído” (Hch 4,20)

A todas nuestras queridas y valientes Misioneras ¡MIL GRACIAS! por este encuentro y por habernos hecho partícipes de sus anhelos y proyectos misioneros.

!Cuenten con nuestra ORACIÓN!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *