Domingo de Ramos

Con el Domingo de Ramos comenzamos  la Semana Santa. Este día se recuerda la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén en medio e una multitud que lo aclamó como el Mesías “Rey de Israel”. Mientras que en otras oportunidades Cristo no quiso que lo proclamen su rey, este domingo a pocos días de su inmolación en la Cruz deja que la multitud lo reciba con cánticos  y palmas.

Hoy nosotras también salimos al encuentro de Jesús, lo recibimos y proclamamos como nuestros Rey. Pero, Cristo reina en verdad en nuestras vidas? la multitud entusiasmada le sigue este día, y el panoramam cambia totalmente el viernes santo. los que estaban a su lado le dejan solo. Cuántas veces es nuestra vida igual. estamos felices con Jesús en momentos de triunfo y fiesta, y lo dejamos solo en el momento de la Cruz. El sacrificio, el dolor, el sufrimiento nos aleja de él.

Este mundo que nos ofrece comodidades, nos hace olvidar muchas veces que somos cristianos. Ser un cristiano, católico de verdad, es seguir a Cristo cada día cargando con nuestra Cruz. Es renunciar a nosotros mismos, es decir, nuestros egoísmos, vanidades, pereza y tantos males que nos aquejan y no nos deja avanzar hacia Dios y la verdadera felicidad. Si llevamos una vida con Cristo, llegaremos a triunfar con él.

Recordemos a Cristo en este día como nuestro Rey y hagamos su trono en nuestros corazones, Levantando las Palmas como la gente que lo recibió en Jerusalén salgamos a su encuentro.  Para cada día morir con él y Resucitar con él.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *