El Nuncio Apostólico Nicola Girasoli visita nuestra Casa Madre en Caravelí

El miércoles 22 de enero Mons. Nicola Girasoli, fue recibido por todo el pueblo de Caravelí en la entrada de la Ciudad en su primera visita a nuestra Prelatura.  Durante  su  paso  a la Catedral de Caravelí, nos unimos al pueblo acompañando al representante  del  Papa  con  profunda  fe y alegría. Mons. Girasoli,   fue   bendiciendo   a   todo   aquel   que   se   le   acercaba.  Nos dejó maravillados   a   todos   por   su  energía,  sencillez  y carisma.  A  su  paso,  sus muestras de  cercanía fueron robando los corazones de los presentes, quienes sentimos   su  Amor  de  Padre y Pastor que “salió a las periferias” al encuentro de sus hijos.

Ya  en  la  Catedral,  fue  reconocido por nuestras autoridades como hijo ilustre del Pueblo de Caravelí. En su espontaneo agradecimiento dijo que su “humilde persona   representaba   al  Papa  Francisco,  y  que  sentía las muestras de Fe y cariño del pueblo Caravileño”. También  nos  exhortó  a  todos  los presentes “a tener los pies bien puestos en la tierra, pero el corazón en el cielo”.

Durante la noche, visitó nuestra Casa Madre el Cenáculo. Allí celebró la Santa Misa y en sus Palabras de introducción  dijo:

“Desde julio del 2017 comencé mi trabajo   como    Nuncio   de su Santidad en el Perú. Desde allí hasta  la   fecha  he  visitado 21 diócesis, Caravelí es la número 22. En   cada    lugar    que    visité   me encontré con varias de ustedes y me quedé maravillado de su trabajo, del gran servicio que   prestan a la Iglesia universal   y   de  manera  especial  a  la iglesia en el Perú…   Ustedes  tienen un lindísimo  carisma  que  refleja  la  realidad  íntima  del  Dios  Trinitario,   de Dios Padre, Hijo y Espíritu que se traduce en manera grande en su Hijo Jesús Verbo y  Víctima …  Trasladamos  la  visita  para  estos  días  en  que  ustedes son más numerosas  porque   vienen   a   vivir   una   semana   intensa   de   Ejercicios espirituales.   Así  que, es un gran don de Dios estar con ustedes. Mi presencia aquí es una presencia de agradecimiento. Yo vine acá y estoy celebrando esta Misa   porque   dije   al   Obispo:   Por  favor,  yo  quiero conocer de cerca la casa general de las Misioneras de Jesús  Verbo  y  Víctima. Quiero conocer de cerca las misioneras. Quiero decirles “Gracias” porque en muchas diócesis donde yo las he visto y donde se sabe en todo  el  país  hacen un servicio tan grande. Por eso   mi   presencia   de   agradecimiento   también   lo   expreso   en  nombre de nuestro queridísimo Papa Francisco que humildemente represento en nuestro queridísimo Perú…”

Al finalizar la Santa Misa, dejó a  Madre  Jacinta,  nuestra  Superiora  General un recuerdo de su visita.

Mons.  Girasoli,   nos  ha  dejado  un ejemplo   de    alegría    en     el     fiel servicio  a  la Iglesia.  Sobre todo ha dejado en todas  nosotras  que  nos reunimos   para   los   ejercicios espirituales,   el   grande   deseo  de pronto volver a nuestros centros de misiones,  para  continuar  sirviendo a la Iglesia  en  medio   de   nuestros hermanos.

Gracias Mons. Girasoli por su visita!