Madre de un Sacerdote

Era Federico un adolescente cuando su madre Wilhelmine, como buena madre, penetró en los pensamientos de su hijo y le descubrió el secreto de su vocación. Ella lo sabía, pero con el anhelo de dejarle en plena libertad y de no influir en su decisión no le decía nada.

Mas ahora le preguntó directamente y él contestó sin rodeos:  Sí mamá, quiero ser Sacerdote!

Había revelado su secreto, su más profundo secreto, aquello que tanto anhelaba desde que era  pequeño. Más tarde, siendo Sacerdote el mismo Mons. Federico Kaiser narra este momento:

“Ella me hizo algunas preguntas por las que comprendí que había sospechado algo de mi secreto…Al fin tuve que confesar.

Había revelado mi secreto. Siguió un silencio profundo. desapareció la sonrisa que un instante había iluminado el rostro de mi madre. El silencio se me hizo muy largo. Noté que mi madre no me miraba, que su mirada se perdía a través de la ventana en el crepúsculo.  Es que ella también sentía algo así como consagración? Se sentía por Dios tocada y bendecida?… Tal vez veíase de rodillas ante su hijo sacerdote, el que en otro tiempo había jugado sobre sus rodillas. En aquel entonces ella había juntado sus manitas para las primeras oraciones.  Sentía quizá ahora sobre su cabeza las manos ungidas de su hijo?

Nunca me dijo nada de lo que había pensado en aquella hora inolvidable para mí. Todavía veo deslizarse sobre sus mejillas sus lágrimas, pero pronto se controló. Volvió la sonrisa a su rostro, me miró y sólo me dijo: “Bueno, vamos a ver”

Me retiré para dormir. Durante varias horas no pude. Siempre pensando en mi madre. Veía su rostro, su mirada pensativa y perdida en la lejanía, sus lágrimas brillantes… ”

Mucho le debía Mons. kaiser a su Madre. Su vocación, su amor a Dios, su mismo Sacerdocio:

“…antes de mi ordenación sacerdotal cayó enferma mi buena madre y murió. Un Sacerdote amigo de nuestra familia, que había conocido muy bien a mi madre, me escribió expresando su pésame: Usted le debe a su madre, en cuanto a su vocación sacerdotal, mucho más de lo que usted sospecha. Le contesté en estos términos: no sé cuánto sea lo que yo le debo a mi madre, pero estoy plenamente convencido de que yo no vestiría la sotana negra si no estuviese ella ahora con la mortaja blanca… Dios aceptó su sacrificio. Arriba donde está la Reina del Cielo, la Reina de mayo y del Clero, al lado del Sumo Sacerdote Jesucristo, allí lleva también mi madre la corona de aquella gloria que es la más alta con la cual puede ser honrada una mujer, la gloria de ser Madre de un Sacerdote.”

 

 

.

Mi Madre, “mi primera y gran maestra de Religión”

El pequeño Fritz, como le llamaban cariñosamente, conoció muy de cerca la misión sacerdotal cuando semana a semana veía al Sacerdote venir a casa, detenerse a rezarle a la abuelita enferma, darle la comunión y ungirla.

Entonces en su almita nació el deseo de ser sacerdote. Esto le llevó a observar detenidamente al sacerdote. Descubrió que en la cabeza del sacerdote brillaba algo así como una moneda.

Un día preguntó a su madre qué era aquello que tenía el sacerdote en la cima de su cabeza.

La madre apurada no sabía qué decirle y  le dijo simplemente que aquello lo tenían todos los sacerdotes. Comprendió que si eso lo tenían todos los sacerdotes y si él quería ser sacerdote entonces también él debía tener eso en la cabeza. Así que buscó un rinconcito de la habitación y se puso a buscar en su cabecita aquello que todos los sacerdotes tienen y qué decepción, él tenía toda la cabecita poblada de cabello. Siendo adolescente reveló a su madre el deseo de consagrarse a Dios mediante la vocación sacerdotal y riendo recordaban su primer gran problema en la historia de su vocación.

En realidad no le fue nada fácil llegar a realizar su vocación a causa de su salud frágil a consecuencia del estrago de la primera guerra mundial. Pero siempre tuvo a su lado a su madre quien le animaba a seguir adelante a pesar de las dificultades.

La madre murió antes de recibir la ordenación sacerdotal pero el Padre Federico  Kaiser sabía muy bien cuánto debía a su querida mamá, decía “yo no vestiría ahora la sotana negra si mi madre no llevara la mortaja blanca”.

Con toda razón  llamaba a su madre  “mi primera y gran  maestra de religión”. De ella aprendió el amor a Dios traducido en las obras tanto grandes como pequeñas.  Con toda seguridad podemos decir que las mamás son los instrumentos de Dios no sólo para darnos la vida física sino más aún la vida del espíritu.

A Dios le decimos: Oh, Dios, tú que conoces el corazón de las madres, recompensa  su entrega, sus trabajos y fatigas con  aquella corona inmarcesible que Tú has prometido.