¡Gracias Papa Francisco!

¡Gracias Papa Francisco!

Tu visita nos dejó alegres en la Esperanza.

Han pasado ya casi dos meses desde que recibiéramos la visita del Papa Francisco en nuestra patria. Sus palabras, las huellas de su presencia y alegría siguen presentes en el corazón de cada uno de nosotros.

Como Sumo Pontífice, el Papa trajo aquello que es propio de su servicio: “El mensaje de Jesucristo”, un  mensaje de vida, de amor, de esperanza, un mensaje que nos muestra el rostro de un Dios Padre Misericordioso, que nos ama tal como somos y viene a nuestro encuentro en su Hijo Jesucristo. Este mensaje no solo aviva nuestra esperanza, sino que nos interpela en lo más profundo de nuestra alma para perseverar en el Bien y la Verdad, para vivir en la libertad de los hijos de Dios.

Qué impresión se llevó el Papa del pueblo peruano? En una rueda de prensa en su viaje a Roma el Papa dijo:

“Me llevo la impresión de un pueblo creyente, un pueblo que pasa muchas dificultades y las pasó históricamente. Pero una fe que me impresiona, no solo la fe en Trujillo, donde la piedad popular es muy rica y muy fuerte, si no la fe de las calles…   O sea, un pueblo que salió a expresar su alegría y su fe.

Ustedes son una tierra ‘ensantada’. Son el pueblo Latinoamericano que tiene más santos, y santos de alto nivel, Toribio, Rosa, Martín, Juan. De alto nivel. Creo que la fe la tienen muy calada dentro. Yo me llevo de Perú una impresión de alegría, de fe, de esperanza, de volver a andar…”

Es indescriptible el sentimiento que cada uno de nosotros nos llevamos al palpar la fe de nuestra gente. Sin duda la visita del Papa nos dio una gran alegría que avivó nuestra esperanza, pero, nos dejó también una gran tarea: seguir construyendo en los corazones de miles de peruanos la alegría en la esperanza. Seguir adelante en nuestra tarea Evangelizadora, como Sacerdotes, Consagrados, Misioneros activos o Laicos. EL Papa nos pidió “No se dejen robar la esperanza”. Sí, no dejemos que la esperanza desaparezca del lenguaje de nuestros ancianos, de los proyectos de los adultos, de millones de jóvenes y niños que dijeron en la visita del Papa, que el Perú es un pueblo creyente.

No dejemos que, de nosotros, apóstoles y misioneros llamados por Jesucristo, desaparezca la esperanza y el anhelo de construir por Dios un futuro mejor, un mundo más cristiano.

¡Sigamos adelante, sigamos construyendo un mundo donde reine Dios!

¡Sigamos construyendo la esperanza!

 

 

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *